BG
Ir al Inicio
background
Foto

Cuando una cuenta se va...

Siempre hablamos de las grandezas de conseguir algo. Más aún cuando con palmas y globos celebramos la llegada de un cliente que nos trae aire fresco para abrir las ventanas y renovar el aire marketinero. Pero...jamás hablamos de lo que pasa cuando una marca se nos va.

Cómo toda relación, se rompe todo y se tira por la ventana. No tampoco así. Pero una vez que nos acostumbramos a los colores, las formas, las palabras que usamos y hasta la gente con la que nos vinculamos llega el difícil proceso de desacostumbrarse.

De dejar de pensar para una efeméride "cómo lo comunicaría la marca", de evitar replicar lo que hacíamos para la marca anterior, de eliminar los archivos que habíamos adelantado porque un día nos inspiramos y armamos demasiado contenido. Y ni hablar de acostumbrarnos a lo nuevo que llega porque estábamos en zona de confort con lo anterior.

Así y todo, dicen los que saben, que si se cierra una puerta...